All for Joomla The Word of Web Design

Estados Unidos-Irán: Trump saca una chispa, pero no prende la llama

0114-donald-trump.jpg


La Habana, 14 ene (ACN) Tras un discurso el pasado miércoles del presidente Donald Trump que relajó la expectativa sobre un temido ataque en gran escala contra Irán de consecuencias mundiales, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una resolución para limitar los poderes militares del gobernante.

El órgano legislativo asumió esa decisión luego de que el mandatario relajó las tensiones mediante un discurso siempre agresivo, pero algo distante de su habitual tono guerrerista, respecto a una confrontación entre su país y la nación persa que hubiera puesto en peligro a la humanidad y de la cual él siempre hubiera sido responsable.

"El hecho de que tengamos un gran armamento militar no quiere decir que queramos usarlo", se oyó afirmar a un Trump (im)presionado por las dimensiones que cobró el conflicto por el ataque de Teherán mediante misiles a dos bases iraquíes con personal estadounidense, en respuesta al asesinato del general iraní Qasem Soleimani, el pasado 3 de enero.

Las declaraciones televisadas este miércoles desde la Casa Blanca, que algunos analistas consideran ya como “retirada” o “toma de distancia”, al menos temporal, de un explosivo Medio Oriente bajo las llamas de una nueva guerra estadounidense, siguió a otras declaraciones el martes que develaron imprecisiones sobre la realidad de los hechos.

Trump se mostró entonces incoherente y desfasado al expresar un inesperado “todo está bien” tras el lanzamiento iraní ese día de una docena de misiles que burlaron las defensas, mataron a unos 80 soldados, hirieron a otros 200 y destruyeron importantes objetivos dentro de las dos bases iraquíes con personal estadounidense.

Pese a la ostensible debacle militar, el presidente estadounidense negó en su discurso de ayer que se reportaran muertos en el bombardeo y aseguró que las Fuerzas Armadas de Estados Unidos “están mejor que nunca antes”, mientras, en cambio, Irán “parece estar reculando”.

En el colmo de su fingido desconocimiento sobre la realidad, Trump felicitó a sus soldados por “tolerar el comportamiento desestabilizador de Irán".

El líder estadounidense añadió otras frases sin respaldo real, como “solo hemos recibido daños mínimos” o "Irán está bajándose de su caballo", mientras esos mismos militares enfrentaban en el momento del discurso explosiones de tanques de combustible e incendios en las dos bases atacadas con cohetes, mientras muchos de ellos eran “trasladados” a Kuwait.

Fuentes iraquíes consignan la inutilización por los misiles de instalaciones y medios de combate en la bases militar de Ain al-Asad, en la occidental provincia de Al-Anbar, y la de Erbil, capital de la región del Kurdistán iraquí, ambas operadas de conjunto por fuerzas de Bagdad y de Washington.

Todos los proyectiles lanzados por Bagdad alcanzaron con precisión sus objetivos en esos enclaves, reconoció el subcomandante de Operaciones del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán, Abás Nilforushan.

Mientras tanto, en el país norteño, por sí o por no, la actuación este jueves de la Cámara de Representantes o Cámara baja, controlada por la oposición demócrata, intenta evitar que el presidente emprenda otra acción bélica contra el Estado persa.

Sin embargo, observadores, analistas políticos y otros estudiosos del tema, esperan pocos avances del Congreso en ese sentido, porque cualquier medida restrictiva contra Trump tiene pocas probabilidades de aprobarse en el Senado, donde tiene mayoría el Partido Republicano del Presidente.

De todos modos, la acción criminal el pasado viernes en Bagdad agravó el clima de hostilidad de Washington contra Irán y confirmó la estrategia política del presidente en busca de una victoria militar en la región para apuntalar sus aspiraciones electorales, y abrió las puertas a una escalada del contencioso.

“Se ha abierto un curso feo de acción para la humanidad”, declaró el canciller iraní, Mohammad Yavad Zarif, al explicar que el asesinato de Soleimani, baluarte del antiterrorismo regional, fue un ataque a la soberanía de Irán y de Iraq y una apuesta contra la estabilidad en todo el Medio Oriente.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar